viernes, 10 de abril de 2009

Reflexiones de un día partido en dos



/1/. Pasar semana santa solo es económicamente devastador. En la costa, todas las promos son para parejas y para familias. Las opciones se reducen a rastrear por la zona quién anda desayunando, almorzado o cenando solo y tratar de llegar a alguna alianza cómoda para derrocar el sistema capitalista binario, heteronormativo y familiar.

/2/. Salvado el escollo económico, ¿alguien me explica porqué me siento observado? No señora, no señor, vine solo porque quise, nadie me canceló a último momento, nadie me abandonó, tengo pleno uso de mis facultades mentales, no soy antisocial, no odio a las personas, no necesito ayuda, no me moleste, retire sus ojos de mi vista, me incomoda! Policía, policía...!

/3/. Pasar la semana santa solo dificulta darse un “chapuzón”. He aquí uno de los principales obstáculos del veraneante solitario. Es cierto, el tema económico es jodido, pero esto, esto es muy complicado. En esta ola de inseguridad, es increíble como cerebros tan ágiles en materia de seguridad aún no hayan ideado un sistema para el veraneante solitario. ¿Dónde están los Posse, las Giménez, los Winograd, los Gelblung, los Ruckauf cuando uno realmente los necesita?

Es inadmisible que a esta altura del partido no exista una medida idónea para resguardar las topper, los 5-10 pesos que tengo en el bolsillo y las llaves. Una vez más, el veraneante solitario se encuentra aquí necesitado de una protección especial. Mientras la red social se desintegra y la familia gesellina no ve con buenos ojos cuidarle “las cosas” a un pelilargo con zapatillas, la exclusión hace estragos en el veraneante solitario.

3 comentarios:

Estudiante crónica dijo...

pero si estas con otra persona solo te podes meter al mar "de a uno", mientras el otrx "cuida las cosas", solucion no del todo satisfactoria porque lo mejor del mar es no entrar solx. que se yo, yo si en la playa hay gente le pido que le eche un ojo a las cosas, y si no hay nadie asumo que nadie va a sacarme nada.


che, un comentario que nada que ver, pero que tal vez esta relacionado tangencialmente con la idea del blog: una de las consecuencias del feminismo es que a todas las mujeres, en algun momento de su vida, nos dicen "podes hacer deporte y ser una mujer" "podes trabajar y ser una mujer" "podes quedarte en tu casa cuidando crios y ser una mujer" (mi familia no apueba mucho esta ultima opcion, pero esta) "podes coger y ser una mujer" "podes no coger y ser una mujer"

el horizonte de los hombres lo veo un poco mas limitado: nadie les dice "podes no hacer deporte y ser un hombre" "podes no trabajar y ser un hombre" "podes no coger y ser un hombre"

otra cosa mas: ahora (12 anhos despues!) recuerdo la insistencia/presion de mi novio del secundario para coger y me molesta (retrospectivamente) nunca me habia molestado, yo espere y cogimos cuando yo tenia ganas, pero recuerdo los meses de "pero la novia de X se acuesta con X" y mis respuestas graciosas-nerviosas "queres que me acueste con x?". hasta hoy lo tomaba como algo natural, los adolescentes de 17 anhos presionan a sus novias para tener sexo. hoy me molesto.

Marians dijo...

Hola,

Finalmente logré meterme al mar, apelando al combo playa desierta, ojotas y plata enterradas y llaves en mano, a prueba de agua.

Tu comentario no sólo tiene que ver, sino que es una de las cosas a discutir, las limitaciones de los estereotipos, la construcción de nuevas masculinidades/feminidades o la directa abolición de cosas tales como la masculinidad/feminidad, etcétera...

La última cosa, esa cosa más que mencionaste. Hoy te molestás, ayer no. Una pregunta, de curioso, ¿en qué escenario te sentís más cómoda?

Besos

Estudiante crónica dijo...

Me sentia mas comoda antes de que me molestara.
como con tu historia del aborto, yo tenia una version de los hechos (nos pusimos de novios muy chicos, pasamos por varias etapas hasta llegar a coger, cuando cogimos estuvo bien (no la primera vez, las subsiguientes), fue todo de mutuo acuerdo)

que ahora seria mas asi: nos pusimos de novios muy chicos, el ya se habia acostado con una prostituta (pero nunca habia besado a nadie) en las make-out sessions habia un tira-y-afloje sordo sobre hasta adonde llegabamos, nunca me dijo "si me quisieras lo harias", y nunca pense que fueramos a cortar por eso, pero habia mucho "cual es el problema, si nos queremos?" "creo que si lo hacemos va a mejorar la relacion". Despues de dos anhos, cogimos, la primera vez fue un bajon, despues mejoro un poco, pero tampoco tanto. Ojo, mis prejuicios/ el ambiente conservador en el que vivia no deben haber ayudado a que yo disfrutara la situacion, creo que los dos eramos un poco victimas (el de la presion de sus amigos, yo de las comparaciones con mis amigas, nadie lo habia hecho, tenia panico irracional de quedar embarazada, mi vieja me llevo al medico a los 16 anhos y me dijo: preguntale todo lo que quieras saber, pero nunca me hablo del tema hasta que yo no lo saque) y un poco responsables.