jueves, 28 de mayo de 2009

TERRORISMO SEXUAL

Hoy (28 de mayo) se celebra el día internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Es un llamado a la acción. Especialmente para los varones.
Me gustaría proponerles a todxs, pero especialmente a los varones que participan de este blog que reflexionemos sobre la conexión que existe entre la masculinidad hegemónica y la salud de las mujeres. En otras palabras estoy proponiendo una reflexión sobre cómo y de qué forma nuestras prácticas rutinarias y naturalizadas como varones violentos son un riesgo para la salud de las mujeres.
Para esto propongo también pensar la violencia masculina contra la salud de las mujeres como un continuo de terror* anti-femenino que incluye una amplia variedad de abusos verbales y físicos, tales como violación, tortura, esclavitud sexual (particularmente por prostitución), abuso sexual infantil incestuoso o extra-familiar, violencia física y emocional, acoso sexual (por teléfono, en las calles, en la oficina, y en el aula), mutilación genital (clitoridectomías, escisión, infibulaciones), operaciones ginecológicas innecesarias (histerectomías gratuitas), heterosexualidad forzada, esterilización forzada, maternidad forzada (por la criminalización de la contracepción y del aborto), cirugía plástica, y otras mutilaciones en nombre del embellecimiento regulado por patrones masculinos. Cuando estas formas de violencia resultan en muerte, se transforman en femicidios
Empecemos el 28 de mayo a pensar y a intervenir sobre nuestras prácticas masculinas concretas ubicables en algún lugar de este continuo de terror sexual que pone en peligro la salud y la vida de las mujeres.
Hablemos de la salud de las mujeres, hablemos de nuestra violencia...



*Tomo prestado el concepto de "continuo de violencia" y sus diversas manifestaciones como "terrorismo sexual" del texto “Femicide" de Jane Caputi y Diana Russell (1990).