jueves, 30 de abril de 2015

PIBAS CHORRAS




Acusar a las mujeres pobres de estafar al Estado es un típico recurso de campaña electoral republicano. En una misma idea se cuestiona la efectividad de las políticas sociales y se culpa a las mujeres pobres por manipuladoras, mentirosas y vagas.
En un discurso de campaña en las elecciones presidenciales de 1976 en Estados Unidos el candidato republicano Ronald Reagan defendió el recorte presupuestario de las políticas sociales contando una historia sobre una mujer afroamericana que recibía 150.000 U$S por año de distintos programas sociales contra la pobreza. Para Reagan las políticas sociales solo servían para mantener mujeres pobres, negras, malas madres, vagas y corruptas.
De la misma manera el candidato republicano Del Sel dijo sobre la Asignacion Universal por Hijo que "ha provocado que se embaracen niñas de 12 o 13 años quizás para tener plata a los tres meses. ¿Una piba ignorante que vive en la miseria en un ranchito de adobe se embarace para qué? ¿Para cobrar una platita todos los meses y ni siquiera se de cuenta que le están arruinando la vida a los 12, 13 años?"
El estigma republicano sobre las mujeres pobres y negras se vuelve a reciclar. Pero la misoginia y el racismo de Del Sel no le permite ver que la principal causa de los embarazos precoces (10 a 14 años) es la violencia sexual masculina, y no la estafa adolescente a las políticas sociales.
Es seguro que si gana Del Sel en San Fe piense gobernar reproduciendo el modelo de gestión macrista de la ciudad: cierre del programa de atención a la víctimas de delitos sexuales, cero financiamiento para la implementaciòn de la ley Educación Sexual Integral en las escuelas, y desfinanciamiento presupuestario en general de todas las políticas sociales. 

Muy Pro, muy republicano, por eso  yo  no los voté.

1 comentario:

eMe dijo...

Hola Chris, me gustaría coordinar una entrevista para charlar sobre deconstrucción de las masculinidades en educación. ¿Me escribirías a macevedo@infd.edu.ar y te cuento un poco más?

Un beso
M