martes, 5 de enero de 2010

La violencia masculina en el acceso a la anticoncepción: entre lo interpersonal y lo estructural

Los varones controlan a las mujeres en distintos campos sociales. Pero la  sexualidad es, sin duda, el campo ideal para descubrir   los secretos más oscuros de la violencia masculina. El control de la sexualidad se ejecuta rutinaria y meticulosamente a través de diferentes tipos de violencia masculina, pero se pueden resumir en dos grandes categorías:  la interpersonal  y la estructural

Mientras la violencia interpersonal irrumpe y es ejecutada por un individuo visible, en general próximo socialmente a la víctima, incluso perteneciente al mismo barrio o grupo familiar; la violencia estructural  en cambio es parte del funcionamiento rutinario de la sociedad y  es el resultado directo o indirecto de las decisiones invisibles que toman los grupos dominantes de una sociedad. Y  las víctimas, en general,  son  los grupos socialmente excluidos.

En cuanto a la violencia interpersonal, nada es más fácil para los varones que usar un forro: es relativamente barato, muy accesible, no requiere consultar a un/a profesional de la salud,  y como si todas estas razones  fueran poco convincentes,  por el mismo precio ofrece  doble protección: es el método más efectivo para prevenir el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, y evitar embarazos no deseados.

Sin embargo, según el último  informe publicado por Lesbianas y feministas por la descriminalización del aborto, en base a 1.700 llamadas de mujeres que buscaron  información pública sobre  el uso seguro  del Misoprostol para abortos tempranos llamando a la  línea Aborto: más información,  menos riesgos, surge que el 75% de los varones no usó preservativo.

En el  sistemático NO uso del preservativo por parte de los varones se concreta una de las formas dominantes de masculinidad y sus  consecuencias   riesgosas  para la salud y la vida de las mujeres.  La masculinidad hegemónica, y su violencia implícita, implica que  los varones participan de las decisiones reproductivas básicamente controlando sexualmente a las mujeres para evitar el uso del forro e inducir  a las mujeres al coito interrumpido.

Así, según  el primer   informe  “las mujeres explicitan las dificultades que encuentran para negociar con ellos la anticoncepción y prevención de ITS: mientras el 11% dijo tomar pastillas anticonceptivas, otras dicen frases como “me dijo que era estéril”, “prometió acabar afuera”, “no lo pude evitar”, “me dijo que se hizo una vasectomía”. Son los varones quienes controlan las condiciones del encuentro sexual. Esto pone de manifiesto la necesidad de abordar explícitamente las asimetrías de poder en las relaciones heterosexuales desde las políticas de educación y salud sexual.”

 En cuanto a la violencia masculina estructural, hay muchos ejemplos de este tipo de violencia  en las decisiones reproductivas, pero uno muy sutil tiene que ver con la misoginia de las empresas farmacéuticas. Los contraceptivos hormonales  se inventaron en 1960. Desde 1960 las mujeres, especialmente de clase media, no han dejado de  tomar la “píldora” para regular su fertilidad. Pero todavía hoy no existen anticonceptivos hormonales  para varones;  ¿cuál es el verdadero obstáculo científico para que la anticoncepción hormonal masculina todavía no se haya inventado?; ¿ será la testosterona biológicamente más esquiva que la progesterona y los estrógenos?; ¿será la ovulación mensual más fácil de regular  que la producción diaria de espermatozoides?. No, para nada, en cambio  el control exclusivo de los varones sobre el conocimiento, los procesos de investigación científica   y los  mercados es la principal causa para  explicar  el retraso  de 50 años en la producción  y comercialización de  la anticoncepción hormonal para varones.

 Consecuentemente, hace medio siglo  que son las mujeres las  que tienen que usar la píldora: ir a buscarlas, pagarlas, y acordarse de  tomarlas. Hace 50 años que las mujeres son las únicas  responsables de la anticoncepción hormonal. Las empresas farmacéuticas de punta ya están experimentando y pronostican que en muy poco tiempo la píldora masculina va a salir al mercado. Pero la revolución de la píldora masculina ya fue, porque no garantiza doble protección.

Como  demuestran los  informes de la línea Aborto: más información menos riesgos, los abortos están causados principalmente por el ejercicio de distintos tipos de violencia masculina. Desde la violencia estructural de los  laboratorios farmacéuticos, el maltrato rutinizado contra las mujeres en los hospitales públicos, la desinformación masiva sobre el uso de métodos anticonceptivos a pesar de la existencia de una ley nacional de educación sexual, o el  acceso restringido a los métodos anticonceptivos gratuitos en los hospitales públicos a pesar de lo que diga la   ley nacional de salud sexual y procreación responsable; hasta la violencia interpersonal de los violadores, prostituyentes, fiolos, o la conducta riesgosa e impune de muchos varones (novios, maridos, o amantes) que se niegan rutinariamente a usar el forro. Y por supuesto no nos olvidemos de los  mentirosos,  de los falsos  vasectomizados. 

 

**Los informes completos y otros documentos elaborados por Lesbianas y feministas por la descriminalización del abortoresponsables de gestionar  la línea Aborto: más información, menos riesgos, se pueden ver y descargar en: www.informacionaborto.blogspot.com/

 

5 comentarios:

Bastadesexismo dijo...

Excelente nota, como todas las de este blog. Felicitaciones. Me provoca mucha satisfacción constatar que hay hombres comprometidos en la lucha antisexista.
Saludos.
Bastadesexismo
http://bastadesexismo.blogspot.com/

Chris dijo...

Bienvenido Bastadesexismo. Sos la/el primer participante de 2010.
Saludos!
chris

R Fuego dijo...

Felicitaciones por la nota y por el blog.

Yo había leído hace años en Yahoo! Argentina de la existencia de investigaciones y experimentaciones en torno a anticonceptivos masculinos, y me ilusioné pensando que ya los iban a producir y vender, pero por lo que veo eso no ha pasado.

Yo creo que no los han sacado todavía porque asumen que nadie los va a comprar. O sea, lo que guía la decisión de las farmacéuticas no es que sus directiv*s sean misógin*s (es posible que lo sean), sino que ninguna se quiere arriesgar a un fracaso comercial tan grande.

¿No podrían hacerse campañas peticionando por el anticonceptivo masculino? Sería una forma tanto de presionar a las farmacéuticas como de decirles "che, hay mercado, produzcan".

Saludos!

Chris dijo...

Hola R Fuego,
Seguro que la pildora femenina es mejor negocio que la pildora masculina, y lo que sostiene esa diferencia en el negocio farmaceutico son las conductas misóginas de los varones. Pasa lo mismo con la ligaduras de trompas y la vasectomía.
Pero creo que lo más importante es que después de la epidemia del VIH la anticoncepción hormonal en general y la masculina en partiuclar perdió todo lo revolucionario que tuve durante los primeros 20 años de existencia.
Los varones, con sus permisos sociales para mantener multiples relaciones sexuales al mismo tiempo sin usar forro, son una fuente inagotable de riesgos para la salud y la vida de las mujeres y otros varones.
chris

luis dijo...

Te felicito chris por el excelente blog, al que accedí a través del alerta de google para el tema de masculinidades que cree hace un tiempo. Qué distante tu discurso del tan publiciatdo de "los nuevos hombres", que se apuntan al carro de lo nuevo desde la idea de que ser más emocional y mejor padre los hace muy diferentes al viejo patriarca. Desde el otro lado del charco (madrid)hace tiempo que vengo trabajando para deconstruir, no solo el viejo modelo masculino, sino también el nuevo de los "nuevos hombres nuevos" que, con sus "nuevas masculinidades" gatopardistas desgraciadamente crean falsas expectativas en mujeres deseosas de relacionarse más paritariamente con los hombres.
Me encantaría tener más contactos con hombres como chris, alejados del discurso hegemónico sobre el cambio de los hombres(el de que elcambio hacia la igualdad nos beneficia)y didpuestos a autodemoler su propia impunidad.
Saludos de luis bonino. cualquier cosa, estoy en mi página. www.luisbonino.com.