martes, 30 de junio de 2009

QUE TRISTE ESTOY

Qué triste estoy!
Estoy triste de sólo imaginarme a Michetti y a De Narváez legislar y gobernar. Estoy triste porque fui autoridad de mesa durante 12 horas seguidas rodeado de homofóbicos-macristas un 28 de junio!!!!
Pero estoy más triste porque se terminó el festival de cine queer organizado por las Baruyeras y el Espacio Queer.
Que emocionante y raro fue todo. 
Porque todos los viernes del último mes yo enfilaba a las 5 de la tarde al subsuelo del congreso de la nación para ver películas y debatir sobre identidades disidentes, situaciones e historias que me provocaban un quiebre con lo que sucedía  afuera, en la calle; y arriba, en las instituciones públicas.
Fueron 4 películas. La primera fue sobre las ficciones y los recuerdos de los primeros deseos lesbianos preadolescentes que chocaban con las instituciones y los discursos homofóbicos dominantes de los años 60. Igual que ahora. Fue terminar de ver la película  y  salir a la calle de una ciudad que instaló  un par de cuadras  “gay friendly”, exclusivamente para varones blancos de clase media que consumen de todo, pero que sigue excluyendo e invisibilizando socialmente a las lesbianas como si no existieran.
En la segunda película uno de los protagonistas lograba sobrevivir al holocausto para empezar una nueva vida dedicándose a explotar sexualmente a mujeres, tomando como modelo y reproduciendo la violencia de la cual había sido víctima en un campo de concentración. La asociación entre la violencia de la prostitución y la violencia del campo de concentración es una mirada profunda y perturbadora sobre las formas que toma la violencia de los varones contra las mujeres. Sobre todo en una ciudad que celebra la prostitución en cada una de sus esquinas, y que instala ( como denuncia Sonia Sanchez) esos mismos campos de concentración a cielo abierto en sus principales plazas.
La tercera película nos dejó a todos sin aliento y arañando las butacas. Un entrenador pedófilo de cualquier deporte típicamente masculino abusa sexualmente de dos niños diminutos, y lo hace sistemáticamente porque es “su” entrenador y porque nadie percibe ni se da cuenta de nada. Uno de los niños, ya adolescente, no puede recordar nada de lo que pasó mientras el otro no puede olvidar.  Esa   misma semana era condenado Grassi  por pedófilo. Un cura pedófilo con condena entre miles de otros curas pedófilos sin condena.
Y la última película fue sobre la posibilidad de vivir la vida, la sexualidad y nuestros deseos por fuera del régimen hetero-nomativo,  a través de diversas masculinidades femeninas, entre otros caminos posibles a construir y seguir. Esta fue la última película y la vimos dos día antes de las elecciones legislativas, el 28 de junio, el día del Orgullo, justo y casualmente el día que por la ley electoral se veda casi todo, especialmente la ocupación del espacio público. Que casualidad.

7 comentarios:

DyF dijo...

No estés triste Chris, yo no pude ir a ver las pelis y eso es más triste… Hay que pensar que estas mierdas que nos gobiernan y legislan, nos dan razones -muchas y muy buenas- para salir a la calle a reclamar lo que es nuestro.
Siempre me repito: muy bueno el post.
Besos
M

Andreievna dijo...

impecable análisis de interpretaciones y realidades que no se leen seguido en los blogs. Mucho menos en otros medios!

Quise decir que era un análisis de la realidad sin creer que la realidad exista.

Marians dijo...

Si, que penita que se haya terminado. Tanto las pelis como los debates fueron excelentes.

Ese Congreso nunca estuvo más vivo. Y, por como viene la mano, mientras los animadorxs sean lxs legisladorxs, tampoco lo estará.

Que empiece la selección de pelis para el próximo ciclo !

Baruyera Entremeses dijo...

uy! en dias tan difciles se agradece tanto cariño.
Gracias por estar en el ciclo y en la vida
Vero

agustinacaracol dijo...

"Es más fácil excusar a un sexo que acusar al otro" Montaigne.

No sé, raramente leo tus posts y nunca firmo, pero cuando leí esta frase sentí que tenía que dejarla escrita acá.

Muy bueno el blog!

Irma de la V dijo...

Cristian! Muy lindo tu post. Nos emociona leer esto. Gracias por tanta buena energía! Como dice Vero, se agradece, y mucho, tanto cariño. Leo (www.espacioqueer.com.ar)

Andreievna dijo...

leí la columna "10 razones en contra del registro público de violadores", es excelente, me dejó pensando varias cosas.

Salud