lunes, 19 de julio de 2010

EL FALSO DRAMA DEL ABORTO



Se viene la legalización del aborto; sin duda. Si la mayoría de las personas, incluyendo a muchos senadores y senadoras nacionales, reconocieron en estos últimos días que los argumentos de la Iglesia y de la Derecha huelen a naftalina vieja y a inquisición, que acá en argentina se llamó terrorismo de Estado, entonces se viene la legalización del aborto.

Ahora hay que afinar ciertos argumentos; y no me refiero a los argumentos en contra la Derecha más facha, que quedó demostrado en las últimas semanas que sostienen argumentos básicamente crueles, metafísicos en el peor sentido de la palabra, y profundamente discriminatorios. Y por lo tanto la mejor estrategia posible es dejarlos argumentar libremente. Me refiero, más bien, a los argumentos de la izquierda a favor del aborto, que también son compartidos por una parte de la derecha más moderada. Me refiero principalmente a la idea de que el aborto es un drama.

Esta idea se viene repitiendo como un mantra en el debate a favor de la legalización del aborto y sostiene que hay que legalizar el aborto porque: el aborto es un drama; y en consecuencia ninguna mujer del medio millón de mujeres que abortan clandestinamente todos los años quiere ni desea abortar. Entonces así repite y sigue el mantra: ninguna mujer quiere abortar.

Evidentemente la idea de que el aborto es un drama y que en realidad ninguna mujer quiere abortar resulta muy atractiva para algunos/as defensores/as del aborto legal porque creen que pidiendo disculpas o hiper-victimizando a las mujeres se puede implementar de manera más rápida y efectiva una campaña a favor del aborto.

Sin embargo, la estrategia podría generar un resultado contrario e indeseable porque el mantra victimizador se basa por lo menos en 6 presunciones que pueden llegar a bloquear y hasta frenar una auténtica reforma a favor del aborto legal.

Primero: el aborto es un drama en tanto se expresa y sigue la forma clásica de la tragedia griega. O sea: para la mujer abortar es un drama porque lo que se juega en el fondo es la lucha contra la maternidad como destino inexorable, que determina la vida de las mujeres. Así, para las mujeres el aborto será siempre un drama porque ellas sufrirán eternamente haberse atrevido a torcer el destino de la maternidad obligatoria. Se trata del drama de ser malas madres antes de serlo, o aún sin llegar a serlo nunca.

Segundo: para poder abortar las mujeres primero tiene que pedir disculpas, sentir culpa y obtener permiso. Sostener que el aborto es un drama entonces tiene como objetivo lograr una cierta empatía social con las mujeres que deciden abortar, piensan los reformistas. Pero a un precio muy alto, a costa de pagar con la autonomía, la dignidad, la confianza y el respeto de las mujeres que abortan.

Tercero: la idea de que ninguna mujer quiere abortar supone también que la mujer es sexualmente irresponsable y la idea funciona así: en su vida sexual las mujeres se equivocan permanentemente, cometen errores, no se cuidan, se acuestan con el primero que pasa, no pueden controlarse sexualmente, y lo hacen sin pensar en las consecuencias; pero tengamos lástima por ellas y otorguémosles el permiso para abortar, porque lo natural es que ninguna mujer quiera pasar por el drama de un aborto. En este punto radica el dramatismo del aborto; ninguna mujer lo desea, y por más irresponsables e infantiles que hayan sido, la misma experiencia dramática del aborto lo justifica.

Cuarto: El aborto es un drama porque en el fondo se sigue valorando socialmente la vida de un embrión más que la existencia concreta de las mujeres. Por lo tanto, la única forma de permitirles abortar a las mujeres es hiper-victimizándolas. Entonces el aborto es un drama social, pero es un drama especialmente intolerable para las mujeres porque por su culpa la sociedad pierde un embrión más, un ciudadano en potencia menos. Si como sociedad permitimos que las mujeres aborten, que sea con culpa y dramatismo.

Quinto: la idea del aborto como drama desvía y restringe el debate hacia la reglamentación del aborto no punible. Porque el aborto como experiencia dramática tiende a identificar el debate con los casos en donde las mujeres exigen un aborto porque corre peligro su vida o en los casos donde una menor de edad fue violada por un familiar. Pero una vez más, el drama no radica en el aborto mismo sino que hay que buscarlo en la posibilidad concreta de que los médicos y jueces valoren más la vida de un embrión que la salud o la vida de la mujer, como le pasó a Ana María Acevedo; y en la violencia masculina que sufren la mayoría de las mujeres cotidianamente. En estos casos, la legalización del aborto sencillamente evitaría o ayudaría a reducir el drama que implica la violencia misógina como obstáculo a un aborto no punible y como causa del mismo aborto.

Sexto: la idea del aborto como drama sugiere que la experiencia de abortar es una sola, uniforme y homogénea. Negando de esta manera la diversidad de la experiencia del aborto y de las múltiples subjetividades involucradas; invisibilizando la intersección de clases, etnias, razas, nacionalidades, edades, sexualidades, entre otras diferencias sociales. Es cierto que para algunas mujeres el aborto puede ser vivido como un drama, pero para muchas e incontables otras mujeres, por ejemplo, el verdadero drama radica en la maternidad obligatoria. La posibilidad de un aborto seguro se transforma en una experiencia libertaria y emancipadora frente a una sociedad hetero-patriarcal que limita a las mujeres a un papel reproductivo. Las experiencias concretas de las mujeres que abortan pueden ser múltiples y diversas: hay drama, alegría, liberación, miedo, hay de todo.

El supuesto progresismo del supuesto razonamiento lógico “El aborto es un drama: entonces ninguna mujer desea abortar” es en realidad un falso atajo hacia la legalización del aborto porque encubre una idea saturada de ideología patriarcal y misoginia. Se trata de un atajo que en verdad no lleva a ningún lado, porque despolitiza la experiencia del aborto inseguro, niega la autonomía de las mujeres, y aísla la experiencia concreta del contexto social. Un contexto social definido y estructurado por la clandestinidad que impone la prohibición del aborto. Una clandestinidad sostenida por un negocio millonario y por el doble estándar moral de políticos, médicos, jueces, curas, periodistas, legisladores, farmacéuticos y empresarios.
Si el aborto tiene algo de dramático, ese dramatismo lo podemos encontrar en el tránsito obligado de las mujeres como sujetas clandestinas por consultorios, hospitales, comités de ética, juzgados, comisarías, cámaras Gesell, y otras instituciones de control. Toda esta violencia institucional podría evitarse con la simple legalización del aborto y con una política de libre acceso al misoprostol. Para que cada mujer experimente el aborto de manera segura y como quiera.

14 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

No puedo creer que se escriben cosas como èstas.

La despenalizaciòn del aborto, debe llevarse a cabo PARA SOLUCIONAR UN PROBLEMA.

El problema lo tienen las pobres mujeres sin recursos econòmicos, ni educaciòn, ni conocimientos sobre "planificaciòn familiar", que se realizan abortos con una espiga de perejil, y mueren como moscas.

Esas, tiene el problema. no las activistas.

Y pensar que las mujeres van a salir a realizarse abortos, simplemente porque no irìan en cana, es patètico.

Quizàs sea tu caso, pero vos no representàs al promedio, seguramente.

El aborto debe ser despenalizado, pero asegurando, a las clases de pocos recursos, el acceso a la educaciòn sexual, y los mètodos contraceptivos.

Despenalizar solamente, es una bandera feminista que me parece de cuarta.

Verónica dijo...

Uy lo que dice este Gaucho no se entiende mucho...se enoja porque decis que no es un drama? o porque no pedis educacion sexual? No entiendo el punto conflictivo...

Gaucho para todas esas mujeres que conoces que necesitan abortos seguros deciles que llamen a la linea: 15 666 4 7070.

Sobre el post me parece genial. EL aborto no es un drama. Esa es una perspectiva bien heterosexual que nos aruina a todas! El aborto es una situacion donde todas las variables que pones en juego en el post: maternidad forzada, victimizacion, violencia masculina, clandestinidad, racismo, construccion del genero, se ponen en juego y explotan dentro de la cabeza de cada mujer. ALgunas pueden registrarlo y salen fortalecidas y otras no y probablemente sean aplastadas por la culpa que el patrarcado nos tira encima para dejarnos su marca.

Bistiarj dijo...

Me gusto mucho el post, pero confieso que no tengo muchas ideas al respecto.
Comparto con Veronica la opinion sobre que quiso decir El Gaucho.
Saludos

El Gaucho Santillán dijo...

Verònica, no hay problema. Seguro no me entendès a mì.

Ni querès entender. solo querès utilizarlo como bandera Feminista.

Entonces, dejèmoslo acà. Es claro que la "Heterosexualidad" es una peste para vos. Vivì tu hermosa vida.

Y "Bistiajr", si no tenès mucha idea, porquè no lees algo al respecto? No duele.

Saludos y adiòs.

Chris dijo...

Hmmmmm
El Gaucho Santillán dice en su blog que es un "gaucho salvajón" pero "bastante sensible". Digamos en honor a la verdad que a partir de tu participación en este blog sos bastante más salvajón que sensible!
A Verónica que osó decir que no te entiende le respodés señalando las causas que explican porqué no te entiende, en lugar de desarrollar de otra manera tus argumentos. Y además sostenés que las causas que la llevan a Verónica a no entenderte tienen que ver con ser feminista y considerar una "peste" a la heterosexualidad. Y en cuanto a Bistiarj, directamente lo mandás a leer.
Dicho esto, convengamos que sos un Gaucho bien salvajón que no te bancás discutir sobre un tema sin agredir a los demás. O sea: un gaucho bien masculino.
Chris

Ana María López dijo...

Hola =)

Me llamo Ana María y soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me gustó mucho su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Le cuento que me encuentro construyendo alianzas con webs amigas para así atraer más visitantes y poder hacer más conocida mi web. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si está de acuerdo. Hágamelo saber.

Suerte con su web! :)
Ana María

Bastadesexismo dijo...

El Gaucho Santillán, que en mi blog también firma como mujer, se dedica a despotricar contra lxs militantes y activistas, por considerar que no toman en cuenta la realidad de las mujeres pobres, y lo único que les interesa es defender su ideología.
No sabe debatir sin agredir, entiende todo al revés y se enoja solo.
No sé si vale la pena responderle.

Chris dijo...

Hola Bastadeseximo,
Gracias por tu sabio consejo. Hace mucho que no sabía de vos. Ahora mismo coloco tu blog entre los blog posta porque está muy bueno.
Saludos
chris

RamiFede dijo...

sobre el registro de violadores:

1. la mayoria. ¿y los demas casos que no son conocidos? ¿no les importan a ustedes?
2. el registro no se trata de credibilidad, es para preservar la seguridad de otras mujeres donde viva un violador. ¿hace falta explicarlo?
3. porque suponen que no se va a escrachar a algunos, entonces por capricho tiran todo un proyecto a la basura. ya que se la pasan especulando, sigamos ¿si se garantiza que el registro seria para todos, entonces si?
etc...

soy de la derecha mas moderada como decis vos. estoy a favor de aborto, del matrimonio gay y de que adopten. pero la verdad los discursos ultra-anti-fascistas de ustedes a veces parecen infantiles e inquisitorios a su manera.

asi como en este articulo dijiste algo de "la derecha mas facha" ustedes son el otro lado de esa derecha facha, la izquierda mas facha.

asi como ustedes dijeron sobre la derecha que le dicen facha "la mejor estrategia posible es dejarlos argumentar libremente", ¿no se dan cuenta que con ustedes es igual? cuando la izquierda comunista argumenta libremente, se hunden solitos. porque el pueblo, de izquierdas o derechas, es moderado. y ustedes y los fachos tienen discursos que meten miedo a cualquier ciudadano que desea vivir en paz

Chris dijo...

RamiFede,
No es especulación. ¿Vos tenés alguna experiencia en denunciar o acompañar a una mujer a denunciar una violación en la policía? ¿Vos sabés como responden en general las instituciones públicas (policía, fiscalías, etc) frente la violencia de género en general y a la violencia sexual en particular? ¿Vos sabés cómo tratan los médicos a una mujer que pide un aborto por haber sido violada?
Lo que estamos criticando es que se trata de una política pública que no resuelve el problema de fondo, que en algunos casos lo empeora. Y no sostenemos nuestra posición en bastracto sino en un contexto social y cultural particular.
Entonces tu argumento es: si sirve para resolver un caso no hay que rechazar el proyecto. Nosotras decimos, la solución no viene por una estrategia que aborde las exccepciones, como vos decís. Hay un femicidio cada 36 horas en argentina y una cifra totalmente subregistrada de violaciones porque la mayoría de las mujeres no se animan a denunciarlas para no ser revictimizadas, sobre todo cuando es violada por el marido, pareja o pariente, y medio millón de abortos clandestinos por año, y muchos de esos abortos son embarazos producto de violaciones y porque los varones se niegana usar el forro. En este contexto social sostenemos que el banco de datos no es la solución y que encubre la falta de voluntad política para abordar las causas estrcutruales del problema. Pero vos decis que se trata de una solución efectiva para algunos casos y que no tapa nada, que no va a tener consecuencias negativas de ningún tipo. Bien, respeto tu opinión.

Pero en cuanto a lo segundo: la derecha facha es por ejemplo la derecha que representa la senadora Negre de Alonso. Me podés decir que relación tienen nuestros argumentos con los argumentos de la derecha facha del Opus Dei????
En este punto no te entiendo. Es como si cuando escucharas argumentos que no son moderados ,como vos decís, pero que son igualitaristas, anti-violentos y antiracistas, vos los comparás con los argumentos de la derecha que está en contra de la despenalziación del aborto y que sostienen que ser gay o lesbiana es antinatural.
En este punto no entiendo tu reacción desmesurada y bastante reaccionaria. Me da la sensación que los argumentos feministas te ponen nervioso. Pero no te pongas nervioso, porque son argumentos igualitaristas que tiene como objetivo crear una sociedad libre de violencia contra la mujer y contra otros grupos sociales.
ch

Chris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Salina dijo...

Hola,
Estuve leyendo varias entradas del blog y especialmente la última, y aunque coincido en un nivel teórico con muchos de tus argumentos, creo que cuando los bajas a la realidad, y buscas construir "política pública" (como vos afirmas querer), tu argumento deja afuera la experiencia real de millones de mujeres que abortan.
Aún en países en donde el aborto está legalizado, el aborto es claramente una experiencia liberadora, pero asumir que es una experiencia “alegre” me parece muy superficial. Me parece (aunque no estoy segura) que no sos mujer, y tal vez eso contribuya a que no puedas entender que el aborto (aun con misoprostol) produce dolor físico, y malestar. Y te aseguro que el medio millón de mujeres q abortan todos los años clandestina o legalmente hubieran preferido no abortar: hubieran preferido que el varón utilizara un forro, haber tenido acceso a educación sexual y/o anticonceptivos "para no abortar".
Hay una diferencia entre proponer que se deje de comunicar el aborto como un DRAMA con mayúsculas a decir, lisa y llanamente, que las mujeres QUIEREN ABORTAR -- tu argumento llevado al extremo propone “embaracémonos todas así pasamos por esa experiencia no dramática”. Y en tu mismo argumento negás algo que nombras anteriormente: esa libertad ya se coercionó mucho antes: cuando el varón no quiso usar forro, cuando no tuvimos acceso a las pastillas anticonceptivas, o cuando no funcionaron. El aborto es nuestro último recurso de resistencia pero no es la panacea ni deja de ser dramático.
Pasar por el trámite del aborto (trámite que sin recursos y en clandestinidad, tenés razón, se transforma en un DRAMA en mayúsculas), de todas maneras, es algo que ninguna mujer quisiera tener que pasar. La libertad de no parir de manera obligada queremos, lo cual no significa que “queremos abortar” como vos decís.
Y, para cerrar, para construir política pública, más que aislarte construyendo una lucha entre izquierdas, más valdría sumar y consensuar antes de luchar entre nosotras y dividir.- somos muchas y muchos, y cada minuto de lucha entre izquierdas equivale a energías perdidas para la verdadera lucha: evitar más muertes de mujeres por abortos clandestinos.

Chris dijo...

Salina:
No entiendo. Parece como si no hubieras leido lo que escribi, al menos de manera completa. Escribí que estoy en contra de hablar de una única experiencia "dramática" de abortar. Y sostengo que la experiencia es diversa. Depende de cada mujer, de su contexto y subejtividad. Pero veo que te molesta que diga que una mujer puede sentir alegría. Y si, muchas mujeres que llaman a la linea aborto mas información menos riesgos se alegran cuando se enteran que una mujer puede abortar en su casa de manera segura, con un 90% de efectividad, sin control médico y con un medicamento que se vende en las farmacias. Y decir que algunas mujeres se alegran no es decir que quieren o buscan abortar.Eso es absurdo. Es simplemente decir que una vez que quedaron embarazadas porque el metodo anticonceptivo falló o porque el varón es violento y se niega a usar forro, deciden abortar y se alegran de que exista una forma barata, autogestiva, casera y por sobre todo segura. Y que la experiencia física de abortar con misoprostol durante las doce primeras semanas de ambarazo se parece a una menstruación fuerte.
Y en cuanto al ultimo punto planteas que me aíslo en una lucha entre izquierdas. Por favor volvé a leer el texto y sobre todo la introducción. Porque mi planteo es exactamente el contrario: el post es para mejorar los argumentos de la izquierda y además digo que esos argumentos también son compartidos por agunos referentes de la derecha más moderada. Y si, propongo no perder el tiempo en discutir con personas homofóbicas y misóginas. Pero no creo que esto implique aislarme, no?
chris